martes, 19 de noviembre de 2013

LOS ÁRBOLES IMAGINADOS EN EL CARMEN DE VIBORAL.



La instalación que hemos preparado en El Instituto de Cultura de  El Carmen de Viboral,
está dispuesta sobre un piso de pañete (cagajón de caballo y tierra) y evidentemente se ha adaptado al espacio de la galería y a sus posibilidades de iluminación.

Volver al Carmen con la obra,  es mi respuesta de agradecimiento especial a la gente que hizo posible este sueño de realizar piezas de grandísimo formato; debo mencionar entonces a toda la gente sin excepción de la fábrica Reframetal, donde armamos y quemamos las piezas que hoy podemos disfrutar en la sala.

A tantos amigos que vibraron con este proceso y me ayudaron a mantenerme  firme,  quizás sin ellos no habría podido lograrlo: Manuela Velásquez,  Óscar Roldán, Luis Berrio, Eduardo Posada y Luchi Ángel, Carlos Robledo, Armando Montoya, Nohelia Flórez,  Mario Augusto Arroyave, Pacho Betancur, Bernardo Betancur, mi sobrino Carlos Esteban y mi hija Amelia... quienes hicieron fuerza  y presencia física, pero debo agradecer también a todos los demás que con su pensamiento estuvieron conmigo siempre, mi esposa y mi hija María, que estando lejos así  lo hicieron, así como muchos otros familiares, amigas y amigos.

De otro lado, mencionar y agradecer al equipo de trabajo, grupo que  ha vivido conmigo esta historia, paso a paso, mano con mano, que sintió conmigo dolor, alegría, angustia y que  definitivamente ha disfrutado la fuerza de esta obra. Gracias Maryory, Eliana y Eugenia por aprender conmigo con paciencia, por amasar sin descanso y por no bajar la guardia.

       


 El  árbol me excede.

Me excede el árbol, me excede.
Como un ser completo que se da pleno,
erguido
sin arrogancia.
Vertical porque viaja  hacia el cosmos
y se sabe útil,
y responde a ese llamado…
Vive  con plenitud  en comunidad 
y  sabe estar solo.
El árbol sabe de su poder
y lo usa
para darnos aire
agua
madera
frutos
y sombra.
El árbol sabe
y se da.

El árbol que me excede.


 El Carmen de Viboral,  29 de enero del año 2013 

                                                                                              



Esta es la instalación de LOS ÁRBOLES IMAGINADOS que estará expuesta desde el próximo 22 de noviembre hasta el 22 de enero del año 2014, en El Instituto de Cultura de El Carmen de Viboral.



Los esperamos.







domingo, 10 de noviembre de 2013

EL ESPACIO URBANO, UNA EXPERIENCIA EDUCADORA.



 Estoy convencido de que el espacio urbano es una experiencia educadora.

 Cuando llegamos a un lugar, pueblo, ciudad o espacio público cualquiera;  recibimos una información “cultural”, suponemos el comportamiento de aquellos que viven allí y mientras caminamos intentamos adaptarnos a él... poco a poco comenzamos a actuar en sintonía con la realidad que estamos viviendo en aquel momento. Y como aprendemos lo que vivenciamos, aprendemos también el “mal comportamiento”.

He llegado a algunos lugares de nuestro país o de otros países donde se hace imposible el respeto y la convivencia, cada quien hace lo que quiere, cada persona se explaya en sus deseos mas mundanos porque no hay nada ni nadie que dicte o sugiera  un comportamiento de respeto y de valoración del otro. Y cuando digo “no hay nada que sugiera”, entre otros aspectos, me refiero al lenguaje del espacio, al lenguaje de lo urbano.
Es absolutamente indispensable proponer desde el espacio mismo,  modos de comportamiento, actitudes frente al espacio y sobre todo generar disfrute, gozo, fruición*. Cuando existe fruición, el espacio permanece en nuestra memoria, se constituye en un referente, en una manera segura de recordar con agrado el pueblo o  la ciudad que hemos recorrido. Un “espacio vivencial” es un espacio para siempre en nuestra memoria.

El espacio urbano se construye en los límites que “habitan” en el otro; el otro para el otro,  soy yo y solo me doy cuenta de ello cuando mi espacio es usurpado o mi vivencia es perturbada. En un país donde la educación todavía no llega a satisfacer a todos; los espacios públicos deben convertirse en herramientas de la educación.

Este es un objetivo claro de la ESTÉTICA URBANA PARA EL CARMEN DE VIBORAL y la CALLE DE LAS ARCILLAS es fundamental en este proceso, sobretodo porque las gentes de El Carmen todavía, pienso,  no han comprendido del todo la importancia de conservar su memoria y afianzar sus valores. Tal vez La Calle de las Arcillas sea el eslabón que falta, el apoyo para sostenernos desde la memoria y perpetuarnos en nuestra propia cultura. Tal vez la Calle de las Arcillas sea por fin el espacio Hodológico que he buscado por años para El Carmen de Viboral.

     * Fruición: leemos en el diccionario: (del latín fruitio). Goce, deleite.

                                      
                                 
                                                           
Boceto para Uvito de monte, Calle de las Arcillas.

LA CALLE DE LAS ARCILLAS  hace parte del  proyecto de estética urbana para El Carmen de Viboral, apropiándose de los elementos conceptuales de dicho proyecto,  donde la cultura cerámica con sus procedimientos y materiales son determinantes en el desarrollo de nuestro pueblo para lograr en definitiva,  el empoderamiento de sus gentes con su cultura.

Los elementos conceptuales que se consignaron y desarrollaron en el proceso de La Calle de la Cerámica,  estarían resumidos en esta frase;  luego hablaremos de ellos.

 Las intervenciones deben estar signadas o guiadas por  ideas, desarrollos o hallazgos donde nuestro patrimonio y memoria sean el hilo conductor.                  
                                             
                       La Calle de la Cerámica como reflexión de nuestro destino, José Ignacio Vélez Puerta,  2007 y 2008.



Cincodedos.


                                                                   
Yarumo.

DESCRIPCIÓN: La Calle de las Arcillas es una CALLE adoquinada con arcillas de colores, preferiblemente ferruginosos, donde todos los elementos urbanos, separadores, pasos peatonales, andenes, entre  otros,  están  planteados desde los diversos tipos de arcillas o pastas cerámicas, algunas de ellas como la porcelana (incluida en los desarrollos de la industria cerámica de El Carmen) que van a generar una personalidad  única y una fuerza emocional  al espacio.
Los zócalos de las casas serán intervenidos con mosaico de arcillas de colores recordando las montañas de El Carmen (zócalos que dibujan sus montañas), sus fachadas  actuales serán pintadas  de acuerdo a una paleta de 24 colores que integran el conjunto y lo envuelven en una especie de atmósfera vital recreada por árboles emblemáticos de su vegetación nativa que se levantan sobre ellas,  convirtiendo el espacio en  un nuevo paisaje  para la imaginación.



Palma de cera

Estos bocetos de árboles en mosaico están ya ubicados en la casa o edificio elegido y cada uno de ellos busca generar una atmósfera enriquecida, además de una integración de los elementos constructivos.



Guayacán amarillo



Yarumo



Uvito de monte



Sietecueros



Curazao

A diferencia de la Calle de la Cerámica, donde las intervenciones no se han continuado para consolidarla como un verdadero PATRIMONIO, en  La calle de las Arcillas todas las fachadas serán intervenidas con baldosas cerámicas, mosaico y color, incluidas además sus culatas que tal y como están destruyen la idea de un espacio urbano solido y bien manejado.

En este caso cada fachada será respetada tal y como es, no importa que algunas no sean realmente bien constituidas, lo importante es que desde una  actitud de aceptación, creemos que es posible la CONSOLIDACIÓN  de un espacio con alto nivel de fruición.

Es urgente que seamos conscientes del valor histórico de lo que estamos derribando sin control, se hace imprescindible hoy sentar las bases para que en el PBOT queden planteadas las soluciones a los problemas y las herramientas para defender inmuebles de alto valor, muchos de los cuales hemos perdido en los últimos años, pero otros que todavía existen, ya descritos en el LICBIC realizado por La Fundación Ferrocarril de Antioquia sean conservados como memoria fundamental de nuestro futuro.   
                 

                 

Marrabollo.


La CALLE  tendría su más alto valor  en la  recuperación del sentido del caminar, del disfrutar, del sentirse acogido por el espacio urbano como si este fuese una extensión de nuestra casa. En este nuevo proyecto este sería el más grande objetivo.



                                                                                                   José Ignacio Velez  Puerta.
                                                                                                                   Tercera entrega.
                                                                                                              Calle de las Arcillas.
                                                                                                          El Carmen de Viboral.





sábado, 26 de octubre de 2013

LA CALLE ES EL PAISAJE DE LA CASA



La Calle de las Arcillas.                                                        AÑO 2013.


                          “La calle es el paisaje de la casa”

                                                                  Rogelio Salmona.


                     
Proyecto de estética urbana para El Carmen de Viboral.

ASPECTOS INICIALES: La Calle de las Arcillas surge como una necesidad de la Administración actual de corroborar y continuar el proceso de estética urbana que irrumpe definitivamente en los años 2006, 2007 y 2008 con  La Calle de la Cerámica.

El proyecto continua la idea de una  ESTÉTICA URBANA PARA EL CARMEN DE VIBORAL  que fue surgiendo con los años y que tiene como punto de partida la escultura urbana llamada  EL PÓRTICO,  que realicé en 1999 con ocasión de la celebración de los 100 años de la cerámica;  7 años después comenzamos lo que llamaríamos LA CALLE DE LA CERÁMICA en compañía de un grupo importante de artesanos liderados por Maryory Ruiz  y con la colaboración de  algunos artistas como Luis Fernando Peláez con la colaboración del grupo DEUNITI, Armando Montoya, Luis Berrio y con la invaluable ayuda de Mary Luz Ramírez quien me acompañó día a día durante tres años desde la Administración del entonces alcalde Jorge Luis Orozco quien había creído verdaderamente. Este proyecto se realizó por fachadas, después de casi tres años teníamos  30 fachadas intervenidas que se han convertido en un referente de la arquitectura urbana en Colombia (este proyecto todavía está  en proceso). Desde aquel momento tuve la ayuda incondicional de la FUNDACIÓN FERROCARRIL DE ANTIOQUIA, con quienes años después realizaríamos un PLAN MAESTRO URBANO-ESTÉTICO para El Carmen de Viboral.  





 Comparto algunas fotos de la realidad que tenemos hoy (foto  superior),
con un acercamiento en acuarela de lo que he imaginado para este proyecto (foto inferior).




Sobre las fachadas tendremos unas verticales dispuestas en el espacio; son árboles  nativos en mosaico, algunos  emblemáticos como el sietecueros, el pategallina, la palma de cera, el guayacán, el uvito de monte, el yarumo o el curazao, en otros casos, esas verticales son troncos de árboles que actúan ampliando el espacio, poniéndonos en disposición de vivirlo, de disfrutarlo. 

Hace ya muchos años,  pensé que había que encontrar  nuevas alternativas para que en su imaginario, los habitantes de esta población,  sintieran que su proyecto de pueblo ceramista era definitivo para consolidar la memoria de su pasado y de igual modo, un camino cierto para construir un futuro con valores.

“Nos reuníamos en la Casa de la Cultura: Francisco Arnoldo Betancur, Kamber, Sandra Giraldo y yo para soñar nuevas alternativas para salvar al Carmen del anonimato”; Pacho nos había regalado una bella historia de El Carmen de Viboral, donde supimos que El Carmen, había tenido en realidad una historia de cerámica… paralela a  aquella de Antioquia conocida por el café o la minería, Sandra a su vez había soñado con un pueblo turístico sostenible, en un proyecto que planteaba “La Ruta de la Cerámica” y Kamber, el emblemático director de Tespys (grupo de teatro ya consolidado),  para ese entonces soñaba y escribía con sus compañeros una visión cultural a largo plazo para su tierra natal. Fueron múltiples los momentos y las experiencias que se compartieron alrededor de este propósito; entonces surgió la idea de intervenir el espacio urbano con cerámica: primero fue El Pórtico, luego comenzamos a soñar mas grande, llegó La Calle de la Cerámica con sus tres etapas y todo parecía indicar que aquello no había sido lo suficientemente fuerte para dejar huella, pero hoy en el 2013  lo seguimos intentando con la ayuda de una Administración mas consciente y mas responsable.



El proyecto de  La Calle de las Arcillas  es  desarrollado hoy por La Fundación LA TIERRA COMO CAMINO conformada por un  grupo de profesionales que cree y apoya los desarrollos comunitarios ligados al arte en todas sus manifestaciones, teniendo como centro de operaciones el municipio de El Carmen de Viboral.





 En algunos casos se trata de salvar por lo menos algunos elementos constructivos de carácter patrimonial.





El proyecto es una invitación a los habitantes de la calle y de El Carmen para que volvamos a habitar con amor los espacios urbanos; sugerimos sembrar plantas, colgar canastas de flores al estilo tradicional y sobre todo "CUIDAR" ese paisaje que nos rodea, que incluye la calle por supuesto.




Los zócalos de las casas recuerdan las montañas de nuestro paisaje.
Andenes y zócalos están planteados en material cerámico en la mayoría de los casos ferruginoso (baldosas y mosaicos) que se adaptan perfectamente a una paleta final que busca generar una atmósfera única. 

El equipo está conformado por:
  • Mario Augusto Arroyave P., maestro en artes y profesor de la facultad de Artes de la Universidad de Antioquia.
  • Luis Berrio E., artista plástico y especialista en cerámica plana y mosaico.
  • Maryory Ruiz L., alfarera y  ceramista que ha asimilado la tradición cerámica y la ha trascendido.
  • Eliana Moreno L., Ingeniera de Sistemas y Tecnóloga en Artesanías con énfasis en Cerámica de la U de A.
  • Eugenia Flórez C., Tecnóloga en Artesanías con énfasis en Cerámica de la U de A.
  • Natalia  Álvarez C., Tecnóloga en Artesanías con énfasis en Cerámica de la U de A.
  • Y  José Ignacio Vélez Puerta, artista plástico que ha dedicado la mitad de su vida a la recuperación de la  cultura cerámica de El Carmen de Viboral. 



José Ignacio Velez Puerta.
La Calle de las arcillas.
segunda entrega.
Octubre 26 del año 2013.





jueves, 24 de octubre de 2013

LA CALLE DE LAS ARCILLAS - EL CARMEN DE VIBORAL


Esta es la primera de  una serie de entregas para presentar un nuevo proyecto de LA ESTÉTICA URBANA para El Carmen de Viboral, LA CALLE DE LAS ARCILLAS,  para seguirlo, para disfrutarlo y para comprenderlo.

En cada una de las entregas, vamos a aprender a querer aun más a este pueblo que acepta ser ciudad, pero aspira a hacerlo con algunas condiciones propias, ligadas a su propia cultura. Esta primera entrega desea una reflexión sobre el espacio, sus verdaderos valores, lo endógeno-universal, el significado de nuestra memoria y de nuestra cultura. 

Espacios Hodológicos.
 Del griego Hodos “camino”.




En El Carmen aprendí de Don Francisco Betancur y lo he experimentado hasta la saciedad que en este “pueblo antañoso” les gusta “callejear”, tal vez por ello hace muchos años presentí que quizás realizando en el espacio,  cambios esenciales, proyectos que tuviesen contenidos propios, no “ajenos”,  podríamos desencadenar un cambio de actitud en sus gentes, un empoderamiento nuevo, una certeza, una seguridad, una fuerza, que nos pudiese conducir a un desarrollo endógeno, sostenible, solidario y sobre todo propio. Un espacio hodológico es un sitio o un recorrido donde se desea estar, donde como dice Sartre, el centro es el hombre…el punto de partida y el de llegada es el hombre mismo y así  logramos  por fin un  ESPACIO HUMANO, un espacio para sentir, para gozar, para recordar.

El Pórtico lo soñé como un espacio así, pues la idea de parque longitudinal se hacía agradable, se presagiaba posible, pero fallamos en su continuación, pensamos que una intervención estética era un juego de “pegar platos” en el espacio y la fuerza creada se detuvo. Más tarde en La Calle de la Cerámica, lo  intenté nuevamente, en aquel momento con más fuerza y con más apoyo de la administración local y logramos mucho, nos sentimos satisfechos, pero el proyecto no continuó, se detuvo, no existió confianza, lo que para los demás se constituyo en patrimonio,  para nosotros nunca tuvo espacio de discusión en nuestro Concejo Municipal. Pero el  “espacio  espiritual” se mantiene, la gente lo ha hecho propio, se ha constituido en un referente para propios y extraños…de El  Carmen de Viboral se habla de un sitio concreto de recordación “La Calle de la Cerámica”.




                        Carta de colores para la calle (aproximadamente 120 metros lineales)

Ahora para LA CALLE DE LAS ARCILLAS hemos soñado algo más contundente, más "amarrado" como conjunto, como espacio de totalidad; siempre con las limitaciones económicas propias de nuestros pueblos, pero con la frente en alto por nuestros grandes valores y lo que podemos lograr con nuestra imaginación y nuestro amor por el espacio urbano.



  Detalle de vía adoquinada con diversas  arcillas colombianas.





Mosaicos para basureras con textos  de acompañamiento y reflexión.



Detalle de vía pública adoquinada, andenes y camino de invidentes en piedra 
acomodada

Desde el punto de vista personal LA CALLE DE LAS ARCILLAS resume mis búsquedas en la recuperación del espacio urbano. Al darme cuenta de que en nuestros municipios son verdaderamente laxos en las condiciones que garanticen un “buen desarrollo urbano”, tanto desde el punto de vista arquitectónico, como del espacio mismo no he dejado nunca de soñar que alguna intervención pueda realizar el milagro de la transformación anímica, mental y de ciudad, porque El Carmen de Viboral ya se plantea como ciudad. 



Detalle de un guayacán florecido en mosaico dispuesto sobre una de las fachadas de la calle.

Invito a todos a visitar la presentación que en esta página web se comparte sobre LA CALLE DE LA CERÁMICA, experiencia que nos  fue ayudando  a definir conceptos y valores  PROPIOS de la cultura carmelitana y que hoy llamamos ESTÉTICA URBANA PARA EL CARMEN DE VIBORAL.
http://www.joseignaciovelezpuerta.com/calle-de-la-ceraacutemica.html


Me parece que esta experiencia de artista puede ser también motivo de reflexión y podríamos preguntarnos: ¿Cómo los artistas de hoy podemos ayudar en el desarrollo endógeno, sostenible y solidario de nuestros pueblos?

                                                                                           
                                                                                               José Ignacio Vélez Puerta.
                                                                                        Vereda El Cerro, El Carmen de Viboral
                                                                                                      Octubre 2013
                                                                                       






jueves, 17 de octubre de 2013

LA BÚSQUEDA SE DA EN EL ADVERBIO.



                                         



                                                Como puedo construir mi proyecto Josemente...



                                                              Recordando a un gran amigo y maestro de nuestra casa,
                                                                         Gabriel Diaz Duque, puedo  decir que
                                                                   la CITA es  con el trabajo, con la vida misma,
                                                                                con el proyecto personal;
                                                                     porque la búsqueda se da en el adverbio...


                                                                       
                                                                          Estoy compartiendo algunas fotos de la
                                                                    llegada al museo, de la  apropiación del espacio
                                                                         para finalmente poder compartir esta obra
                                                                        que me expresa, me invade y me  conmueve.












                                                              Les estoy invitando para este sábado 19 de octubre
                                                                       en el MAMM a las diez de la mañana
                                                                        a una CITA especial convocada por
                                                                            el proyecto SNACKMedellin.



lunes, 30 de septiembre de 2013

SOBRE LA BELLEZA O LA VERDADERA BELLEZA

Sobre el 43SNA, 2013.                                              


Después de mirar el 43SNA he quedado con un sabor que ya conozco en mi boca o quizás en mi alma toda, alma-cerebro, corazón-mente, emoción-razón, no encontrando jamás donde acaba una y termina la otra o si pertenecen al mismo espacio o si hacen parte de dos hemisferios separados o si definitivamente no existe tal separación. Hace poco leía con asombro y admiración una nueva teoría sobre la inteligencia humana, llamada LOS DOCE PILARES DE LA INTELIGENCIA y de veras recomiendo leer sobre esta nueva teoría que a mi modo de entender se acerca con más claridad a ese misterio maravilloso de la inteligencia. Pero si el arte tratase sólo de la expresión de seres  inteligentes entonces quizás gran parte de lo realizado por el hombre sería arte… una masacre impacta con horror y genera reflexión, un “desarrollo” científico como las semillas transgénicas es inusual y produce duda y angustia, la tala de un bosque  en minutos te produce un asombro aterrador,  un dolor que no cabe en tu corazón y una rabia que casi no puedes contener. Si el arte fuera sólo impactar, si el arte fuese sólo conmover o poner a pensar, cuántos asuntos de tantas disciplinas y cuantos momentos de lo cotidiano serían arte.

Yo encuentro (y no sé si esto es extraño ya),  que el arte debe además trasmitir múltiples experiencias de los mundos sensibles y cuando hablamos de las artes visuales, esta acepción hace énfasis en uno de ellos,  de algún modo se nos abre una puerta muy directa para el resto de los mundos.
No estoy apegado a unos materiales o a unos procedimientos específicos, no, me emocione mucho con el video de 16 minutos de Camilo Echavarría, “Cauca”, donde lo sutil se convierte en silencio, tiempo, espacio y  atmósfera, además de una cátedra de color  sublime como recordando el legado de Monet; en este hay una legítima y profunda “belleza”, que no hace daño a nadie, mas bien, nos enfoca, nos  interroga, nos conmueve… lo hice también,  como pocas veces en los últimos años con el video de Clemencia Echeverri, esta obra  asume el espacio transformándolo y nos transporta a  escenas impactantes, cuidadas y “angustiosamente bellas” de un lugar donde el calor, la zozobra  de los animales y  el paisaje mismo nos envuelve con incuestionable fuerza en un mundo de belleza y  horror. Lo hice también con el  video de Juan Manuel Echavarría que convierte en inmensa una imagen que nos detiene y transporta a momentos fuertemente vividos  de  nuestra historia reciente; una mariposa también es testigo de la violencia.
Como duele la belleza también; quiero decir que nos equivocamos al pensar, decir o enunciar que la belleza no era necesaria para el arte; CLARO QUE SI  ES NECESARIA y aun nos emociona como antes, pero hoy esa belleza está cargada de memoria y debemos tener presente cada vivencia anterior. No podemos olvidar como nos conmueven las “bellísimas” pinturas negras de Goya o la “bella” crucifixión de Francis Bacón, pero en ellas hay un NO SE QUE  que las envuelve y se constituyen en imágenes reveladas… en la antigua tradición de íconos bizantinos existieron unas primeras imágenes, a esas imágenes se  les llama aquiropoetas (increadas), es decir imágenes reveladas; ellas surgían en la experiencia trascendente de algunos monjes capaces de captar más allá de lo habitual; literalmente esas imágenes, las primeras imágenes del rostro de Jesús, de la virgen maria,  fueron recibidas en profunda meditación por algunos artistas-monjes-santos, seres especiales que podían llegar a donde los demás no llegaban. El arte es una imagen  revelada, una  puerta que se abre tanto para el artista como para los demás, no es un simple juego, no es solo un ejercicio de variables, es una oportunidad para la creación, una experiencia de contemplación que comienza por los ojos y  puede atravesarnos  el alma.

No sé cuantas obras hay en el 43SNA Colombia que puedan cumplir con este propósito, no sé cuantos artistas están comprometidos con su vivencia interior, con su  verdadero proyecto personal, no sé cuantos están trabajando para quedar “bien parados” en  la tendencia del momento, pero lo que sí es cierto es que en el recorrido uno se tarda para tener encuentros sublimes  y  contundentes. Hay quienes me dicen,  es el tiempo de otros lenguajes, es el momento de otros medios expresivos y yo me pregunto: Acaso mirar la silla de Van Gogh no es una experiencia contundente, de lectura inmediata, de conmoción interior? de verdad  es necesario cambiar los medios? O quizás hace falta simplemente dejarse envolver por la experiencia trascendental de la creación  utilizando cualquier tipo de medio, cualquier formato…no será que debemos abrirnos simplemente al momento histórico, depurarlo por dentro, hacerlo vivencia y convertirlo en creación artística siempre que sea posible? No será que ser “modernos o posmodernos” es algo natural cuando existe la NECESIDAD VERDADERA?

Creo que hemos caído en la trampa de la velocidad y el terreno del arte nos lo revela con gran fuerza, me parece que los artistas no se toman todo el tiempo que necesitan para dejarse impactar por la  realidad, no hay en la mayoría de los casos una experiencia de carácter profundo…pero cuando uno llega a los dibujos de Don Abel Rodríguez, puede comprender lo que yo trato de expresar, aquellos dibujos son la “vida misma”, nos trasmiten la fuerza de un hombre,  lo universal que existe en él  y lo universal del espacio que habitó. En el salón hay múltiples juegos…la descontextualización, la afectación del espacio, los contrarios, la dualidad, la tensión, las variables de la percepción, las paradojas, las  relaciones multisensoriales, lo simbólico, la pedagogía del arte,  múltiples variaciones sobre la violencia, el tiempo…tengo una lista muy larga de estas condiciones  o enunciados para jugar…en fin, creo que ideas no nos van a faltar y  nuevas maneras de contar la realidad y generar reflexión sobre ellas tampoco, pero lo que si noto que falta es amor, entrega, un poco menos de razón o quizás simplemente más pasión; me parece que hemos ingresado al terreno del SABEMOS MUCHO y se nos olvida poco a poco el  SENTIR MAS; Fredy Alzate nos recuerda en su entrevista, emitiendo un concepto sobre los contenidos de obras  contemporáneas: “que no solo se trata de entender, también de sentir…no es solo un problema de comunicación, para mi  esta mas basada en el carácter expresivo que argumental”  y   María Ángela Méndez nos recuerda en el texto: Saber y desconocer en el mismo Salón,  “porque apenas damos por cierto nuestros saberes, dejamos de pensar, dejamos de contemplar verdaderamente el mundo y nuestra existencia” ella nos está recordando de algún modo que  hay un secreto que existe en el silencio de la contemplación íntima del ser y desde el ser  y  creo firmemente que ese secreto es el arte  y más adelante ella misma nos recuerda que “al final, la raíz de todas las cosas y el sentido último de la existencia, solo pudiera llegar a percibirse por quienes creen”.
Será que ese secreto en el que hay que creer  y  vivir obligatoriamente  en el, es el camino para que la gente común no quede en un “limbo”, cuando observa nuestras experiencias artísticas? Porque no sé si a ustedes les pase, pero a mí me sucede diariamente por estos días…Jose: que hace uno pues para entender el arte actual?...    y en ocasiones la respuesta efectiva no llega, pues en realidad sería muy larga y tediosa para ese amigo o familiar que me interroga.

Hace unos meses pude ver en Buenos Aires en el MALBA  una exposición de Oscar Muñoz nuestro gran artista colombiano y pude percibir que toda la gente se apropiaba de sus lenguajes, que toda la obra  era comprensible para la gente común, aquello era una fiesta para los sentidos, para la inteligencia, para el alma, no había que escribir mucho, el lenguaje multidisciplinar utilizado con eficacia y creatividad para expresar las ideas era sencillamente efectivo y comprensible y todos además estábamos conmovidos.

Yo busco esa otra belleza, la que va más allá de lo fácil y les aseguro para terminar que,  yo soy de aquellos que creen.
        



martes, 3 de septiembre de 2013

EL ÁRBOL ES EL CENTRO DEL UNIVERSO

Cuando llegamos a la sala de proyectos especiales del MAMM encontramos un pequeño corredor a manera de hall de entrada, allí justo al final vamos a encontrar dos piezas de la serie: nidos, manglares, empalizadas y espacios para proteger el alma, estas dos pequeñas piezas de mi última producción van a ser el preámbulo de la instalación LOS ÁRBOLES IMAGINADOS, en la cual hemos estado trabajando los últimos seis meses;  pero hay que detenerse en estas piezas, hay que estar en silencio con ellas.


                               


                             


                                         
                                       
LOS ÁRBOLES IMAGINADOS 
Instalación

  
                                                                                                                             

Cada 2 segundos es talada una hectárea de bosques en el planeta,  en Colombia la deforestación alcanza una hectárea por minuto, es decir una superficie equivalente al embalse de Guatapé cada  cinco días. 

La dificultad natural de los árboles para defenderse sólo podría ser expresada con un material frágil, así que la idea inicial bastante descabellada y sin antecedentes conocidos de construir piezas enteras de arcilla de casi tres metros, era realmente imaginada. 
                                                                                        
….es como si yo quisiera expresar en ellos toda la fuerza de la naturaleza, todo el valor y el significado que tienen los árboles en el funcionamiento del planeta. El árbol es el centro del universo, nos han engañado cuando nos dicen que somos nosotros.
Pero los árboles  han debido enfrentar el momento más crítico,  el momento del fuego,
 la  fragilidad aquí (1.300 grados centígrados) es comparable a la de los árboles en la selva,  enfrentados a la voracidad del hombre.
Quizás lo  había  imaginado… de algún modo me lo esperaba, porque yo he sentido complicidad con el fuego, pero cuando abrimos el horno… Nos dimos cuenta de que el fuego había terminado la obra a su manera y lo supimos ver, yo presenciaba aquella maravilla en silencio y pensaba para mi esta es la obra… sentía gozo interior… más tarde nos dimos cuenta que no se podía ser más certero para expresar la destrucción de nuestros bosques.
Sentimos dolor hasta en los huesos  y la carne fue cenizas por un instante,  el fuego  los había  convertido en memoria de nuestra realidad.
 Pude sentir el dolor y la rabia. Me hice consciente de su muerte, de nuestra propia muerte.
                                                                                                                                  













José Ignacio Vélez Puerta
septiembre 2013.