jueves, 9 de mayo de 2019

La Chamba 2018 y Juana Sánchez 2019.






La Chamba y Juana Sanchez.

Mayo del 2019.







Al Borde es un programa de Residencias de creación – investigación en diferentes territorios de Colombia. Durante una semana un grupo de personas indagan sobre un lugar a partir de un lenguaje del arte, de la comunicación, de los oficios.

Son experiencia de aprendizaje en territorios de frontera.

Al Borde es un proyecto de PUENTE Consultorías Culturales y está dirigido a todo aquel que tenga la inquietud de conocer y narrar diferentes territorios a través de diversos lenguajes.
Olga Acosta dirige la línea de viajes y las experiencias de aprendizaje.

Fui invitado por el grupo para desarrollar una serie de experiencias alrededor del lenguaje cerámico y me sentí feliz de poder realizar un contacto mas lùdico con algunas comunidades que he conocido, con  sus protagonistas y sus saberes ancestrales.

Creo que la cerámica contemporánea en Colombia
 tiene que buscar  profundamente en sus raíces.
Enriquecernos desde lo nuestro propiciara seguramente
una cerámica de mayores contenidos y de gran trascendencia
 para el arte. 




La Chamba, Tolima, 20 de junio del año 2018.

Orillas del Rio Magdalena.







La maestra Carmen buscando barro para el barniz de bruñido.


Memoria de un taller inolvidable realizado en La Chamba, entre el 22 y el 30 de junio del año 2018.


Esta memoria de taller tiene el objetivo de compartir a todos estos momentos inolvidables en compañía de Doña Carmen, pero ademas, es una motivación para la conformación del grupo que iremos  a Juana Sánchez, taller que se realizara en el próximo mes de junio.






Germán y Olga, los amigos que 
han hecho posible todo este sueño.


 Olga y yo llegamos  a la Chamba dos días antes de comenzar el trabajo con el grupo para poder definir la logística y las estrategias finales de aquel anhelado taller. La señora Carmen, así le he dicho yo  con profundo respeto a esta amiga y “maestra” del barro en Colombia, pero ella es simplemente Carmen, la amorosa enamorada de la arcilla que todo lo desea compartir.

Quizás por esto, por su sencillez,  por su generosidad  y  su capacidad de trasmitir el conocimiento nos empeñamos en realizar un Workshop con gentes venidas de cualquier lugar y desde cualquier disciplina, solo a partir de esa idea inicial que motiva el proyecto de Al Borde.



El grupo de la Chamba:

 German Ferro M.
Viviana Ángel Chujfi.
Juan David Henao G
Sebastián Trujillo O.
Leonardo bedoya B.
Liliana Gaviria A.
Mónica Torres A.
Laura Ramírez B.
Miguel Ortiz B.
Marcelina Salazar R.
Kelly Muñoz.
 Nicolás Rivero

y por supuesto Olga. 


Olga y Carmen.


Había conocido a Carmen años atrás en compañía de mi esposa y con su  ayuda invaluable  habíamos desarrollado un proyecto que hoy es ejemplo para la ceramica Colombiana y especialmente para el Huila, el Taller El Patio  de la Cerámica (ver entradas de blog), en Campo Alegre; Huila.



                                     El grupo de visita en el taller del maestro Eduardo Sandoval                                                        
                                         y su hermana, también maestra alfarera en la Chamba.



                                                        El barro de la Chamba secándose al sol sobre la via principal.




 

                                                                   Carmen haciendo una placa con su procedimiento manual,
                                                                                    una tusa de maíz es su herramienta principal.




                                                                              Trabajos de taller.






Cada participante realiza obras o bocetos de obras 
a partir de los conocimientos adquiridos.

Se genera un dialogo intercultural, nuevas miradas a los 
problemas técnicos - procedimentales y creativos.





Vistas del río.


 
 Las piedras de bruñido.


                                                                 
                         
        Algunas mujeres solo bruñen,
como una tarea que se realiza en la casa.
                                        

     

    Las herramientas  de Carmen.



  Paisaje de La Chamba.


Bocachicos del Magdalena.



 El horno de leña en la casa de Carmen.



Horno de un taller vecino.



Parte esencial de las experiencias es el enriquecimiento 
del grupo desde  el compartir cotidiano, en ocasiones muy intenso y muy seguramente 
en climas tan extremos, nada fácil, para algunos.




    El grupo almorzando.

En la Chamba creamos un dialogo entre la maestra Carmen Prada como representante de esa cultura Cerámica y nuestras realidades creativas alrededor del material de arcilla.

 Comparto algunas  imágenes de lo que fue aquel taller:







  El grupo recogiendo arcilla con la maestra Carmen. 



Horno de gas.



Sistema de canecas para la reducción.


La Chamba y Juana Sánchez coinciden sobre el Rio Magdalena y las dos poblaciones son portadoras de un lenguaje ligado a nuestro pasado prehispánico.
Ambas conservan algunas de las técnicas fundamentales de nuestros ancestros, sin embargo han bebido de conocimientos adquiridos posteriormente.


Una reflexión quizás no al margen, me hace pensar que estos dos pueblos alfareros han asistido al funeral paulatino de nuestro rio fundamental…es la manera particular en que los hombres cambiamos por decisión propia, sin que nadie nos obligue… electricidad o metales preciosos por agua y recursos de vida.


La Chamba, conservó las técnicas de formación, pero, transformó 
su cerámica con el bruñido 
y con la quema en reducción, procedimientos 
que no se  realizaban antes de los años 70s.



Reducción de algunas piezas.






Juana Sánchez a su vez, conservó los procedimientos de la alfarería a mano y ya para los años 80s, cuando yo visito aquel lugar mágico el lenguaje del torno de alfarero ha tomado un lugar relevante en la dinámica de la producción, sin embargo sabemos por los datos de                Reichel - Dolmatoff que el torno no existía en la década de los 50s.




                                                                     Aquí  es Juana Sanchez,
                                                                      muy cerca de Mompox.



Con la maestra Elisabeth Perez 
trabajaremos en este lugar lleno de historia.




Aquí haciendo una pequeña tinaja
con la técnica del rollo tinajero.




Fotos de Reichel – Dolmatoff.

Juana Sanchez, 1951.

(Agradecimiento a German Ferro)



Asi era Juana Sanchez en aquella epoca, tal parece que
la producción de tinajas
 abastecía a gran parte del país.



Elisabeth terminando una tinaja.



En el taller de Eder, uno de los alfareros tradicionales.



 El patio de la casa de Elisabeth.



   Tarea de torneado.


                                                    
                                                                   Amasando con los pies.



Eder Laguna, Alfarero de Juana Sánchez.




Piezas de torno actuales, Juana Sanchez.





Jorge Jimenez alfarero tradicional.




Horno de leña de su taller.


En muchas ocasiones he tenido momentos especiales

"tempora lucis"

o momentos de iluminación.

Yo creo que visitar Juana Sanchez en 1986, fue uno de ellos.



Páginas de cuaderno de mi primera visita a Juana Sánchez en 1986.





Este año  estuvimos allí para visitar a Elisabeth nuestra maestra alfarera y pudimos comprobar que las dos técnicas sobreviven, pero como es natural en nuestros países, solo por el amor de sus gestores.
Aquellos maestros que yo había conocido, por desgracia ya habían muerto.




Pero todo en estos dos lugares me emociona 
y por esta razón han sido los dos lugares seleccionados
 para comenzar un acercamiento real y directo con nuestra sabiduría ancestral
 y debo decir, que sueño
 con que estos conocimientos los hagamos participes 
en nuestra cerámica mas contemporánea. 

La creación debe ser así, 
un dialogo ininterrumpido 
entre múltiples momentos culturales.

En Juana Sánchez, continuaremos aprendiendo de nuestras maestras y maestros
 e indagaremos en nuestra propia experiencia del hacer creativo
 con la maestra superior, la arcilla.


Las fotos de La Chamba fueron tomadas por el grupo en general.


Los contactos para el próximo taller  en Juana Sanchez son los siguientes:

cel: 300 671 29 75.

inscripcionespuente@gmail.com

puenteconsultorias@gmail.com


Gracias a todos y gracias al grupo 
por compartir y confiar en el equipo.




En la Reserva Natural Providencia, Guatape,
                                                                      9 de mayo del año 2019.






































martes, 2 de octubre de 2018

Diálogo.

Diálogo.



Año 2018. 
Bocetos en tinta y acuarela.
Mesa de trabajo. 
Diálogo es una obra  que surge de la necesidad de lograr una presencia artística relevante en el recinto del Concejo de Medellín.  Con tal motivación, los concejales de su mesa directiva: Aura Marleny Arcila, su presidenta y  los vicepresidentes Jaime Cuartas y Luz María Munera pidieron al Museo de Antioquia una asesoría con la cual se inicia un proceso curatorial que culminó en una propuesta de un mural en bajo esmalte para el recinto.
La idea de un mural se plantea por las condiciones del espacio, por sus vistas internas. Un mural
de gran formato lograría que el espacio fuese envolvente y  una atmósfera nueva impregnaría la gran sala del Concejo.



Primer boceto en azulejo.



El Comienzo:



 Como casi siempre el amanecer me acogía con ideas nuevas y esta
me conmovía de solo imaginarla.  Inmediatamente comencé a realizar el primer boceto con tinta y unas horas más tarde tenía una idea más sólida a escala, en acuarela, que presenté en nuestro primer encuentro en el Concejo, en compañía de María del Rosario Escobar, la directora del Museo de Antioquia.

La obra se llamaría Diálogo, era evidente en aquel boceto, que la íntima relación entre aquellos dos seres centenarios se daba por naturaleza…estaban íntimamente relacionados como nosotros lo estamos con los demás seres del planeta y en especial con los árboles, entrelazados, conectados… Pensamiento que fue corroborado desde mi certeza de saber que la primera idea para alimentar un recinto sagrado que decide el futuro de un pueblo, es el dialogo, sin él, todo se destruye, toda idea colapsa, se diluye y se pierde.

Y pensar en futuro significa contextualizarnos finalmente, y para lograrlo debemos volver al principio de todo: Es el árbol quien propicia los nacimientos de agua en nuestras montañas y son ellos los protectores de los caudales de quebradas y ríos. El Árbol es dador de vida, ellos transforman la luz y los nutrientes de la tierra y del agua en alimentos. El árbol transforma el carbono en Oxigeno, es el motor por así decirlo, del universo que conocemos y todavía no hacemos conciencia de su vital importancia.


Detalle de un boceto.

En una entrada de mi blog escribía hace tiempo: “El árbol es el más grande maestro del dar” y en otro momento expresaba muy consciente:

 “El Árbol es el centro del universo”



Bocetos terminados. Estudios preliminares
0.20 x 2 metros cada uno.

Diálogo enfrenta de manera sugestiva y bella, dos árboles caidos...

La posición horizontal de estos dos árboles, nos habla de una transversalidad urgente desde la naturaleza, de la necesidad de dialogar con los demás seres vivos. El Diálogo que ha realizado el hombre a través de su historia, se ha centrado entre seres de su misma especie, olvidándose peligrosamente de un dialogo más universal y holístico con la tierra y todos los seres que ella cobija.

La obra Diálogo es una oportunidad para los hombres y mujeres que hacen y harán presencia, hoy y mañana  en el recinto del honorable Concejo Municipal de Medellín, de reflexionar sobre uno de los actos más contundentes que identifican nuestra condición humana, el Dialogo.

Dialogar es la verdadera revolución.

 



Marta Castañeda, mi mano derecha en la parte técnica.

Tati mi esposa y mi hija mayor.
 
 

Y comenzamos a trabajar en la escala real.

 

Con mi esposa montando las baldosas. 



Listo para comenzar.


Entonces comencé a dibujar con grafito normal. 


 

Preparando el color.



Las primeras capas.

Durante el proceso un poema se ocurrió...

 

Saber que el otro es y se sabe,

Que yo soy todo lo demás,

Por supuesto el otro


y la vida que hay que cuidar.

Soy y estoy,

pertenezco.

El otro se sabe y está

y si duda arriesga,

y si teme actúa,

y sabe que su voz es

reflejo de todo lo que es,

de su biografía interior.

Todos deseamos levantar esa voz,

vida y razón.

Porque soy y me reconozco erguido,

pido y clamo, exijo

y levanto mi voz…

¿Pero doy, acompaño,

comprendo,

me conmuevo,

expreso el amor?

Soy ser humano

consciente,

ser que se da cuenta

de su sí mismo,

de su existir, de su particular lenguaje,

de su pensamiento,

de su voz.

Tu voz, la voz del otro,

La voz de todos,

EL DIÀLOGO

LA GRAN

REVOLUCIÓN.



En Providencia 1 de septiembre del año 2018




 

Tati estuvo aportando todo su conocimiento en este proyecto.
En un trabajo así, con esta técnica de particularidades tan  precisas,
alguien que ayude debe ser un experto.

 

 



 Las pruebas de color y la bitácora.


 




 Me han preguntado sobre la técnica de este mural:

El bajo esmalte es la técnica que eligió la tradición de la cerámica carmelitana de manera natural porque las arcillas del oriente antioqueño son en su mayoría blancas y yo la he elegido para este mural porque así hago énfasis en mi lucha, por el rescate de esta tradición, que ya completa más de 30 años.

Estas baldosas tienen dos quemas previas, una de bizcocho para la pasta roja y otra posterior para el engobe blanco, que debe tener una porosidad cercana al 10%  la cual garantiza una superficie casi acuarelable, realmente extraordinaria donde los colores pueden acomodarse suavemente con una movilidad y una expresividad  que emociona literalmente.
Los colores son pigmentos minerales preparados con arcilla y algo de fundente y que a su vez, mezclados con agua al capricho producen efectos de veladuras, manchas y pinceladas de gran riqueza pictórica.

En este caso, he arriesgado al máximo, me he comprometido con una superficie puramente pictórica y he buscado los límites críticos del bajo esmalte, capas sucesivas dispuestas en gestos, pinceladas y materia pictórica  que no podemos ver en un primer momento van definiendo una experiencia visual que sólo puede verse después de la tercera quema, el esmalte. La capa de vidriado convertirá cada baldosa en un azulejo que hará parte de una gran pintura que podremos disfrutar solo en el momento de su armado final, por lo pronto solo nos podemos acercar a detalles correspondientes a zonas, a baldosas individuales que nos dan una idea del resultado.
El azulejo de bajo esmalte nos permite pensar en una obra con una duración infinita, especialmente si las piezas se cobijan bajo techo como lo será en este caso.


Los dos árboles, (la pintura misma) se fue solucionando como si cada uno de los árboles fuese un paisaje en sí mismos, es decir una sección de árbol es también un paisaje que nos evoca experiencias diversas. Aquí el espacio se multiplica.



                                   
La superficie blanca que los recibe busca que cada uno de nosotros ponga freno a sus referentes anteriores sobre el paisaje, en este caso los árboles son ellos mismos y el Diálogo es íntimo y profundo.

No puedo nunca renunciar a la idea de propiciar momentos de silencio y creo que en este caso, en la monumentalidad (nunca por su tamaño) de la obra hay una vivencia que nos convoca a él.

 


Este mural se realizó en la Planta de CORONA de la Estrella,
 un lugar tan digno como nuestro propio taller,
 allí la gente que labora parecería que no cumple con una obligación,
sino que  disfruta verdaderamente su trabajo
sintiéndose como en su propia casa.




Los carritos para transportar las baldosas.

                                    
                                    
                                    
                                     




Con Marta y con Estefany realizando el video
del esmaltado. 


                                             
      Saliendo del horno.
                                          
              En el guacal para el empaque.

               
                    
Los colores reales.



Diálogo es un mural que está constituido por 936 baldosas en ceramica de 20.4 x 20.4 cms cada una, 21.50 metros de largo aproximadamente x 1.85 metros de ancho, como medida final, dispuesto longitudinalmente sobre el muro que corresponde a la tribuna principal del recinto. La obra que es una gran pintura ha llevado al bajo esmalte cerámico hasta sus últimas posibilidades expresivas. Cada baldosa tiene tres cocciones, la primera, llamada de biscocho, la segunda para el engobe a 1030ºc y la tercera, para el esmalte, a 1090º c.

Es una obra que puede limpiarse como cualquier baldosa común y su durabilidad en condiciones normales es infinita.

Agradecimiento especial

a cada uno de los empleados

de la planta de la Estrella de CORONA

y a los directivos del grupo.

Sin ellos no habría sido posible realizar este proyecto.



La obra será montada próximamente en el Recinto del Concejo de Medellín,
 bajo la supervisión del equipo  especializado del Museo de Antioquia,
dirigido por  el Arq. Juan Bustamante.


Desde la Reserva Natural Providencia en Guatapé.