sábado, 26 de octubre de 2013

LA CALLE ES EL PAISAJE DE LA CASA



La Calle de las Arcillas.                                                        AÑO 2013.


                          “La calle es el paisaje de la casa”

                                                                  Rogelio Salmona.


                     
Proyecto de estética urbana para El Carmen de Viboral.

ASPECTOS INICIALES: La Calle de las Arcillas surge como una necesidad de la Administración actual de corroborar y continuar el proceso de estética urbana que irrumpe definitivamente en los años 2006, 2007 y 2008 con  La Calle de la Cerámica.

El proyecto continua la idea de una  ESTÉTICA URBANA PARA EL CARMEN DE VIBORAL  que fue surgiendo con los años y que tiene como punto de partida la escultura urbana llamada  EL PÓRTICO,  que realicé en 1999 con ocasión de la celebración de los 100 años de la cerámica;  7 años después comenzamos lo que llamaríamos LA CALLE DE LA CERÁMICA en compañía de un grupo importante de artesanos liderados por Maryory Ruiz  y con la colaboración de  algunos artistas como Luis Fernando Peláez con la colaboración del grupo DEUNITI, Armando Montoya, Luis Berrio y con la invaluable ayuda de Mary Luz Ramírez quien me acompañó día a día durante tres años desde la Administración del entonces alcalde Jorge Luis Orozco quien había creído verdaderamente. Este proyecto se realizó por fachadas, después de casi tres años teníamos  30 fachadas intervenidas que se han convertido en un referente de la arquitectura urbana en Colombia (este proyecto todavía está  en proceso). Desde aquel momento tuve la ayuda incondicional de la FUNDACIÓN FERROCARRIL DE ANTIOQUIA, con quienes años después realizaríamos un PLAN MAESTRO URBANO-ESTÉTICO para El Carmen de Viboral.  





 Comparto algunas fotos de la realidad que tenemos hoy (foto  superior),
con un acercamiento en acuarela de lo que he imaginado para este proyecto (foto inferior).




Sobre las fachadas tendremos unas verticales dispuestas en el espacio; son árboles  nativos en mosaico, algunos  emblemáticos como el sietecueros, el pategallina, la palma de cera, el guayacán, el uvito de monte, el yarumo o el curazao, en otros casos, esas verticales son troncos de árboles que actúan ampliando el espacio, poniéndonos en disposición de vivirlo, de disfrutarlo. 

Hace ya muchos años,  pensé que había que encontrar  nuevas alternativas para que en su imaginario, los habitantes de esta población,  sintieran que su proyecto de pueblo ceramista era definitivo para consolidar la memoria de su pasado y de igual modo, un camino cierto para construir un futuro con valores.

“Nos reuníamos en la Casa de la Cultura: Francisco Arnoldo Betancur, Kamber, Sandra Giraldo y yo para soñar nuevas alternativas para salvar al Carmen del anonimato”; Pacho nos había regalado una bella historia de El Carmen de Viboral, donde supimos que El Carmen, había tenido en realidad una historia de cerámica… paralela a  aquella de Antioquia conocida por el café o la minería, Sandra a su vez había soñado con un pueblo turístico sostenible, en un proyecto que planteaba “La Ruta de la Cerámica” y Kamber, el emblemático director de Tespys (grupo de teatro ya consolidado),  para ese entonces soñaba y escribía con sus compañeros una visión cultural a largo plazo para su tierra natal. Fueron múltiples los momentos y las experiencias que se compartieron alrededor de este propósito; entonces surgió la idea de intervenir el espacio urbano con cerámica: primero fue El Pórtico, luego comenzamos a soñar mas grande, llegó La Calle de la Cerámica con sus tres etapas y todo parecía indicar que aquello no había sido lo suficientemente fuerte para dejar huella, pero hoy en el 2013  lo seguimos intentando con la ayuda de una Administración mas consciente y mas responsable.



El proyecto de  La Calle de las Arcillas  es  desarrollado hoy por La Fundación LA TIERRA COMO CAMINO conformada por un  grupo de profesionales que cree y apoya los desarrollos comunitarios ligados al arte en todas sus manifestaciones, teniendo como centro de operaciones el municipio de El Carmen de Viboral.





 En algunos casos se trata de salvar por lo menos algunos elementos constructivos de carácter patrimonial.





El proyecto es una invitación a los habitantes de la calle y de El Carmen para que volvamos a habitar con amor los espacios urbanos; sugerimos sembrar plantas, colgar canastas de flores al estilo tradicional y sobre todo "CUIDAR" ese paisaje que nos rodea, que incluye la calle por supuesto.




Los zócalos de las casas recuerdan las montañas de nuestro paisaje.
Andenes y zócalos están planteados en material cerámico en la mayoría de los casos ferruginoso (baldosas y mosaicos) que se adaptan perfectamente a una paleta final que busca generar una atmósfera única. 

El equipo está conformado por:
  • Mario Augusto Arroyave P., maestro en artes y profesor de la facultad de Artes de la Universidad de Antioquia.
  • Luis Berrio E., artista plástico y especialista en cerámica plana y mosaico.
  • Maryory Ruiz L., alfarera y  ceramista que ha asimilado la tradición cerámica y la ha trascendido.
  • Eliana Moreno L., Ingeniera de Sistemas y Tecnóloga en Artesanías con énfasis en Cerámica de la U de A.
  • Eugenia Flórez C., Tecnóloga en Artesanías con énfasis en Cerámica de la U de A.
  • Natalia  Álvarez C., Tecnóloga en Artesanías con énfasis en Cerámica de la U de A.
  • Y  José Ignacio Vélez Puerta, artista plástico que ha dedicado la mitad de su vida a la recuperación de la  cultura cerámica de El Carmen de Viboral. 



José Ignacio Velez Puerta.
La Calle de las arcillas.
segunda entrega.
Octubre 26 del año 2013.





jueves, 24 de octubre de 2013

LA CALLE DE LAS ARCILLAS - EL CARMEN DE VIBORAL


Esta es la primera de  una serie de entregas para presentar un nuevo proyecto de LA ESTÉTICA URBANA para El Carmen de Viboral, LA CALLE DE LAS ARCILLAS,  para seguirlo, para disfrutarlo y para comprenderlo.

En cada una de las entregas, vamos a aprender a querer aun más a este pueblo que acepta ser ciudad, pero aspira a hacerlo con algunas condiciones propias, ligadas a su propia cultura. Esta primera entrega desea una reflexión sobre el espacio, sus verdaderos valores, lo endógeno-universal, el significado de nuestra memoria y de nuestra cultura. 

Espacios Hodológicos.
 Del griego Hodos “camino”.




En El Carmen aprendí de Don Francisco Betancur y lo he experimentado hasta la saciedad que en este “pueblo antañoso” les gusta “callejear”, tal vez por ello hace muchos años presentí que quizás realizando en el espacio,  cambios esenciales, proyectos que tuviesen contenidos propios, no “ajenos”,  podríamos desencadenar un cambio de actitud en sus gentes, un empoderamiento nuevo, una certeza, una seguridad, una fuerza, que nos pudiese conducir a un desarrollo endógeno, sostenible, solidario y sobre todo propio. Un espacio hodológico es un sitio o un recorrido donde se desea estar, donde como dice Sartre, el centro es el hombre…el punto de partida y el de llegada es el hombre mismo y así  logramos  por fin un  ESPACIO HUMANO, un espacio para sentir, para gozar, para recordar.

El Pórtico lo soñé como un espacio así, pues la idea de parque longitudinal se hacía agradable, se presagiaba posible, pero fallamos en su continuación, pensamos que una intervención estética era un juego de “pegar platos” en el espacio y la fuerza creada se detuvo. Más tarde en La Calle de la Cerámica, lo  intenté nuevamente, en aquel momento con más fuerza y con más apoyo de la administración local y logramos mucho, nos sentimos satisfechos, pero el proyecto no continuó, se detuvo, no existió confianza, lo que para los demás se constituyo en patrimonio,  para nosotros nunca tuvo espacio de discusión en nuestro Concejo Municipal. Pero el  “espacio  espiritual” se mantiene, la gente lo ha hecho propio, se ha constituido en un referente para propios y extraños…de El  Carmen de Viboral se habla de un sitio concreto de recordación “La Calle de la Cerámica”.




                        Carta de colores para la calle (aproximadamente 120 metros lineales)

Ahora para LA CALLE DE LAS ARCILLAS hemos soñado algo más contundente, más "amarrado" como conjunto, como espacio de totalidad; siempre con las limitaciones económicas propias de nuestros pueblos, pero con la frente en alto por nuestros grandes valores y lo que podemos lograr con nuestra imaginación y nuestro amor por el espacio urbano.



  Detalle de vía adoquinada con diversas  arcillas colombianas.





Mosaicos para basureras con textos  de acompañamiento y reflexión.



Detalle de vía pública adoquinada, andenes y camino de invidentes en piedra 
acomodada

Desde el punto de vista personal LA CALLE DE LAS ARCILLAS resume mis búsquedas en la recuperación del espacio urbano. Al darme cuenta de que en nuestros municipios son verdaderamente laxos en las condiciones que garanticen un “buen desarrollo urbano”, tanto desde el punto de vista arquitectónico, como del espacio mismo no he dejado nunca de soñar que alguna intervención pueda realizar el milagro de la transformación anímica, mental y de ciudad, porque El Carmen de Viboral ya se plantea como ciudad. 



Detalle de un guayacán florecido en mosaico dispuesto sobre una de las fachadas de la calle.

Invito a todos a visitar la presentación que en esta página web se comparte sobre LA CALLE DE LA CERÁMICA, experiencia que nos  fue ayudando  a definir conceptos y valores  PROPIOS de la cultura carmelitana y que hoy llamamos ESTÉTICA URBANA PARA EL CARMEN DE VIBORAL.
http://www.joseignaciovelezpuerta.com/calle-de-la-ceraacutemica.html


Me parece que esta experiencia de artista puede ser también motivo de reflexión y podríamos preguntarnos: ¿Cómo los artistas de hoy podemos ayudar en el desarrollo endógeno, sostenible y solidario de nuestros pueblos?

                                                                                           
                                                                                               José Ignacio Vélez Puerta.
                                                                                        Vereda El Cerro, El Carmen de Viboral
                                                                                                      Octubre 2013
                                                                                       






jueves, 17 de octubre de 2013

LA BÚSQUEDA SE DA EN EL ADVERBIO.



                                         



                                                Como puedo construir mi proyecto Josemente...



                                                              Recordando a un gran amigo y maestro de nuestra casa,
                                                                         Gabriel Diaz Duque, puedo  decir que
                                                                   la CITA es  con el trabajo, con la vida misma,
                                                                                con el proyecto personal;
                                                                     porque la búsqueda se da en el adverbio...


                                                                       
                                                                          Estoy compartiendo algunas fotos de la
                                                                    llegada al museo, de la  apropiación del espacio
                                                                         para finalmente poder compartir esta obra
                                                                        que me expresa, me invade y me  conmueve.












                                                              Les estoy invitando para este sábado 19 de octubre
                                                                       en el MAMM a las diez de la mañana
                                                                        a una CITA especial convocada por
                                                                            el proyecto SNACKMedellin.