jueves, 24 de octubre de 2013

LA CALLE DE LAS ARCILLAS - EL CARMEN DE VIBORAL


Esta es la primera de  una serie de entregas para presentar un nuevo proyecto de LA ESTÉTICA URBANA para El Carmen de Viboral, LA CALLE DE LAS ARCILLAS,  para seguirlo, para disfrutarlo y para comprenderlo.

En cada una de las entregas, vamos a aprender a querer aun más a este pueblo que acepta ser ciudad, pero aspira a hacerlo con algunas condiciones propias, ligadas a su propia cultura. Esta primera entrega desea una reflexión sobre el espacio, sus verdaderos valores, lo endógeno-universal, el significado de nuestra memoria y de nuestra cultura. 

Espacios Hodológicos.
 Del griego Hodos “camino”.




En El Carmen aprendí de Don Francisco Betancur y lo he experimentado hasta la saciedad que en este “pueblo antañoso” les gusta “callejear”, tal vez por ello hace muchos años presentí que quizás realizando en el espacio,  cambios esenciales, proyectos que tuviesen contenidos propios, no “ajenos”,  podríamos desencadenar un cambio de actitud en sus gentes, un empoderamiento nuevo, una certeza, una seguridad, una fuerza, que nos pudiese conducir a un desarrollo endógeno, sostenible, solidario y sobre todo propio. Un espacio hodológico es un sitio o un recorrido donde se desea estar, donde como dice Sartre, el centro es el hombre…el punto de partida y el de llegada es el hombre mismo y así  logramos  por fin un  ESPACIO HUMANO, un espacio para sentir, para gozar, para recordar.

El Pórtico lo soñé como un espacio así, pues la idea de parque longitudinal se hacía agradable, se presagiaba posible, pero fallamos en su continuación, pensamos que una intervención estética era un juego de “pegar platos” en el espacio y la fuerza creada se detuvo. Más tarde en La Calle de la Cerámica, lo  intenté nuevamente, en aquel momento con más fuerza y con más apoyo de la administración local y logramos mucho, nos sentimos satisfechos, pero el proyecto no continuó, se detuvo, no existió confianza, lo que para los demás se constituyo en patrimonio,  para nosotros nunca tuvo espacio de discusión en nuestro Concejo Municipal. Pero el  “espacio  espiritual” se mantiene, la gente lo ha hecho propio, se ha constituido en un referente para propios y extraños…de El  Carmen de Viboral se habla de un sitio concreto de recordación “La Calle de la Cerámica”.




                        Carta de colores para la calle (aproximadamente 120 metros lineales)

Ahora para LA CALLE DE LAS ARCILLAS hemos soñado algo más contundente, más "amarrado" como conjunto, como espacio de totalidad; siempre con las limitaciones económicas propias de nuestros pueblos, pero con la frente en alto por nuestros grandes valores y lo que podemos lograr con nuestra imaginación y nuestro amor por el espacio urbano.



  Detalle de vía adoquinada con diversas  arcillas colombianas.





Mosaicos para basureras con textos  de acompañamiento y reflexión.



Detalle de vía pública adoquinada, andenes y camino de invidentes en piedra 
acomodada

Desde el punto de vista personal LA CALLE DE LAS ARCILLAS resume mis búsquedas en la recuperación del espacio urbano. Al darme cuenta de que en nuestros municipios son verdaderamente laxos en las condiciones que garanticen un “buen desarrollo urbano”, tanto desde el punto de vista arquitectónico, como del espacio mismo no he dejado nunca de soñar que alguna intervención pueda realizar el milagro de la transformación anímica, mental y de ciudad, porque El Carmen de Viboral ya se plantea como ciudad. 



Detalle de un guayacán florecido en mosaico dispuesto sobre una de las fachadas de la calle.

Invito a todos a visitar la presentación que en esta página web se comparte sobre LA CALLE DE LA CERÁMICA, experiencia que nos  fue ayudando  a definir conceptos y valores  PROPIOS de la cultura carmelitana y que hoy llamamos ESTÉTICA URBANA PARA EL CARMEN DE VIBORAL.
http://www.joseignaciovelezpuerta.com/calle-de-la-ceraacutemica.html


Me parece que esta experiencia de artista puede ser también motivo de reflexión y podríamos preguntarnos: ¿Cómo los artistas de hoy podemos ayudar en el desarrollo endógeno, sostenible y solidario de nuestros pueblos?

                                                                                           
                                                                                               José Ignacio Vélez Puerta.
                                                                                        Vereda El Cerro, El Carmen de Viboral
                                                                                                      Octubre 2013
                                                                                       






No hay comentarios:

Publicar un comentario