miércoles, 20 de marzo de 2013

LOS ARBOLES IMAGINADOS


                                         En la Vereda El Cerro, El Carmen de Viboral,  16 de marzo del año 2013.

Ayer,  15 de marzo,  comenzamos el proyecto de los árboles en la vereda La Chapa del Municipio de El Carmen de Viboral.

Cómo no guardar en la memoria ese momento de llegar con las tornetas, nuestras herramientas y nuestras ganas de comenzar aquella aventura.
Llega la arcilla, comenzamos a amasarla, la sentimos, hacemos algunas pruebas de humedad, de plasticidad y comenzamos a trabajar… pero aquello no era trabajo solamente, creo que  era una  “urgencia interior”, además no me sucedía esto solo a mí,  le sucedía a Maryori, a Eliana y a Eugenia (este es el equipo de trabajo), ellas también estaban sintiendo la fuerza del barro en nuestras manos y la posibilidad de contar una historia importante para nuestras vidas. Y como colofón de aquel momento, la compañía de Mario Augusto (Mario A.Arroyave, artista plástico, profesor de la UDEA), con su carisma, con su amor por el trabajo, con su sensibilidad. Creo que Mario nunca imagino aquella realidad  que  podíamos construir y contar en pocas horas… sus fotografías serían la memoria de aquellos inolvidables momentos y los árboles comenzaban a nacer de nuestro imaginario, a través de nuestras manos, presionando el barro, superponiéndolo, apretándolo, presionando suavemente, encontrando el ritmo,  un ritmo que recogíamos de la memoria de los tiempos,  usando la misma técnica inmemorial para la realización de vasijas…un rollo que se pone, se estira, se pule y luego otro; nuestro cuerpo participaba activamente de aquellas horas, nuestra mente se envolvía en una atmósfera nueva y antigua a la vez; los árboles comenzaron a ocupar un espacio real en nuestras vidas.
Poco a poco fueron creciendo, hora  tras hora y poco a poco yo tuve la certeza de que aquel sueño que había tenido podía ser realidad. Siento hoy una sensación sublime no sé como describir esta inmensa emoción, esta enorme realización, ayer simplemente expresábamos lo invaluable de estar reunidos allí trabajando, tan concentrados, con aquella sincronicidad; quizás el sólo hecho de estar reunidos, de vivir aquellos momentos, sea razón suficiente para que este proyecto se realice.

LOS ÁRBOLES IMAGINADOS  han comenzado a hacer parte de nuestra realidad, han comenzado a crecer en medio del mundo, en la Vereda La Chapa de el municipio de El Carmen de Viboral y nosotros les acompañamos.









                                                                                                                        


                                                                                                                                          Jose Ignacio

No hay comentarios:

Publicar un comentario