lunes, 17 de febrero de 2014

PARQUE SIMÓN BOLÍVAR - EL CARMEN DE VIBORAL





                                       
 Así es el parque hoy


Nuevamente estoy trabajando un proyecto para el espacio urbano de este pueblo para mi ya antañoso también, pues estoy cumpliendo ya 26 años de vivir aquí y un poco más de trabajar con sus gentes y sobre todo de imaginar un destino mejor, más coherente y más dinámico desde su cultura cerámica.
Son muchas las escaramuzas que hemos vivido todos los que hemos imaginado una cultura cerámica floreciente y un espacio urbano educador con valores propios y significados poderosos para acceder así a un futuro mas confiable y sostenible.



El equipo del parque es interdisciplinario, como debe ser, además de la gente de la Administración Municipal absolutamente comprometida, tenemos la compañía de un equipo de arquitectos especialistas en espacio urbano, LATITUD es el nombre que agrupa a un puñado de jóvenes con talento que están en sincronía con la Fundación La Tierra Como Camino a la cual pertenezco y sin la cual sería para mi imposible estar compartiendo este sueño.



De cualquier modo, este parque es especial, dotado de un espacio generoso y con posibilidades extraordinarias para ser transformado de acuerdo al deseo de sus gentes.


 



Este grupo de imágenes, son una  pequeña muestra de lo que hemos vivido muchos y que es imposible olvidar, por su fuerza, por su importancia y por el germen cultural que hay en ellas. 




"Yo he soñado con una parque abierto, liberado de elementos, pero siendo cobijado por el componente arbóreo diverso que lo acompaña desde el pasado. El parque no debe albergar los automóviles, estos necesariamente deben pasar de largo… el parque es para sus habitantes; porque el parque es un lugar donde los habitantes se instalan e instalan, no de cualquier manera sus costumbres.” Se trata de espacializar una actividad social… quizás una manera de ser, de comportarse, de actuar.”


"He soñado con ampliar el significado de nuestro parque y desde hace muchos años he planteado la idea de ubicar por lo menos un horno (así comenzó la idea) en el marco de la plaza; si lo hubiésemos hecho ya habría un elemento símbolo (ícono) en el parque con el cual podríamos comenzar nuestra idea hoy; no fue así  y hoy sigo pensando en la importancia de ubicar algún elemento nuevo en el espacio… una torre bicentenaria en el parque.
     Una escultura urbana conmemorativa del bicentenario".


"Estoy trabajando en una pieza de veinte metros de altura y esta altura sobrepasará el límite de alturas para el perímetro urbano patrimonial o perímetro histórico (15 a 18 metros) y tendrá por fin un impacto definitivo para nuestro imaginario, ella se convertirá en el centro conceptual y visual del espacio urbano, alrededor de ella se desarrollará nuestro comportamiento social.  Esta escultura será el centro conceptual de nuestro municipio, centro anímico-espiritual, experiencia viva de nuestra memoria histórica.
                                     
  Sitio de encuentro
 Sitio de memoria
 Sitio de certeza
 Sitio de futuro

Ella será nuestra imagen, recordando el pasado, dignificándolo, valorándolo y planteando un futuro lleno de fuerza y carácter que simplemente nos proyecta y nos expande sin  inhibiciones.
En  la gran  mayoría de los pueblos antiguos la espiral es el símbolo esencial… creación, evolución, flujo de energías, transformación del universo… todo se resume en él y todo se consuma en él. Para los pueblos alfareros esta forma fundamental es el alfabeto de su oficio; es posible reconocer una pieza de alfarería por el ritmo de su espiral,  por el paso de la espiral que deja el tornero o que deja la decoradora… la historia de platos y de tazas y de múltiples formas realizadas en la cerámica carmelitana es una historia de espirales, de gestos de manos y de un  alfabeto hecho por hombres".

"De algún modo ha llegado la hora de ser más contundentes con nuestras decisiones; debemos de cualquier manera aspirar con este proyecto a lograr algunas premisas que blindarán el espacio urbano en pro de una sana convivencia y de un desarrollo con cultura y educación; estas premisas serían: los límites a un PERÍMETRO URBANO PATRIMONIAL, CON LÍMITES DE ALTURA INAMOVIBLES Y UNA MOVILIDAD CON PRIVILEGIO AL PEATÓN Y CONDICIONES DE CONVIVENCIA MUY CLARAS (límite al ruido, publicidad comercial y política restringida, términos muy claros para los permisos de venta de alcohol)".

Estos apartes de textos han sido escritos en el proceso de reflexión que hemos tenido durante los últimos meses.






 Estas dos pequeñas acuarelas (en este caso no fechadas) pertenecen a una serie de bocetos y dibujos que durante años (por lo menos desde 1998) he realizado pensando en lo que hemos denominado finalmente como LA ESTÉTICA URBANA PARA EL CARMEN DE VIBORAL. 

Tengo dibujos de hornos en el parque, de la fachada de la iglesia, de hornos recreados como el de la acuarela superior, con vistas internas, dibujos de las culatas nunca intervenidas y descuidadas, de los hornos semi destruidos,  en fin... no he parado de soñar en la recuperación de la cerámica y terminamos realizando una transformación del espacio urbano.
Pero además podría compartir decenas de dibujos y diseños concluidos de nuevos esquemas de decoración para el bajo esmalte, diseños de formas nuevas,  muchos de ellos ya en producción desde los primeros años de la década del 90.  



Hoy nos convoca el parque y como lo he dicho, no podría decir desde cuando sueño con este momento...
son muchos años...muchos.



Cuando el Alcalde Nestor Martínez me habló por primera vez de la posibilidad de realizar algunas transformaciones para mejorar el parque, no pasaron muchos días para que yo soñase con una espiral que sería la impronta de este lugar fundamental para nuestro pueblo. Luego comprendí la importancia de esta forma atávica para todos los pueblos del mundo, especialmente aquellos alfareros.







Los días y semanas  pensando en el parque me fueron regalando ideas fundamentales como esta de las lámparas para el espacio urbano. Pero quizás son años, pues tengo dibujos y bocetos de lámparas desde los comienzos de la Calle de la Cerámica que finalmente no pudo tener las lámparas deseadas.



 Y llegaron bocetos como este, tan simple, tan austero,  pero para mi un camino cierto para todo el trabajo que estamos realizando.



Explorando el espiral de Fibonacci. 



Estudiando las chimeneas antiguas, en la mayoría de los casos ya destruidas.


Finalmente uno tiene momentos de más lucidez que te acercan a un posible espacio urbano, aunque al final todavía este lejos de la idea definitiva.




seguimos trabajando,
 seguimos soñando.






1 comentario:

  1. Ya me muero por empezar a vivir el proceso del parque. WOW
    Me encantaría trabajar en un proyecto con el alma que tiene este.
    Va a ser un éxito del amor por el Carmen y por la cerámica.
    Abrazos José

    ResponderEliminar