miércoles, 8 de julio de 2015

La Torre una propuesta para el amor.

Gustavo Giraldo un entrañable amigo, escritor, critico, cineasta, amante de la belleza, me compartió este correo que de verdad me conmovió y el cual quiero reproducir entero pues,  de algun modo  la Torre y en general el Parque que estamos haciendo en el Carmen de Viboral, tienen el  carácter de sagrados....si,  de espacios o referentes del amor, de lo que hemos construido con el amor en estos 200 años, espejo de lo maravilloso que que se ha gestado y proyección de lo que deseamos ser, pueblo renovado, culto y  respetuoso de la vida toda. 

Se trata de una carta que escribe Einstein a su hija Lieserl donde expresa la necesidad (hoy urgencia) de  convertir al AMOR en la energía que todo lo mueve y transforma.
Esta carta hace parte de una recopilación que hace la Universidad Hebrea del Tel  aviv  y que acaba de hacer publica, con otras 1200 misivas mas que dejo el físico Alemán.


                                                El espera por los árboles nuevos, él aun no se ha ido.



                                                            


                                                 

                                                                      Trabajamos unidos por un propósito.

                                                                           FRAGMENTO:

                                                       
Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo. Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el amor.
Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.
El amor es luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El amor es Dios, y Dios es amor.
Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.
Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.
Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser viviente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.
Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.
Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quintaesencia de la vida.
Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta.
Tu padre. ( Albert Einstein)

 







Todos juntos podemos lograrlo, recordando cada segundo de nuestra vida a leonardo Boff
 y su idea de una  ÉTICA DEL CUIDADO, que podemos resumir en que:
Cada uno debe ser CUIDADOR  de su vida, de sus hijos, de su pueblo, de su casa,  de su propio jardín y  de los arboles que hay a su alrededor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario