domingo, 12 de abril de 2015

Taller de Cerámica Viva para la Universidad de Los Andes.





Lugar : ART LABORATORIO
Vereda Tres Puertas, sector llano Grande
Rionegro, Antioquia, Colombia.
Teléfono: (574)   4600 918.
info@artlaboratorio.com.co


Historia de los talleres:


Uno de los primeros talleres en casa, 2009.

La idea de los talleres de CERÁMICA VIVA, ya lleva muchos años, todo comenzó desde la necesidad urgente de tener resultados importantes e impactantes en poco tiempo, yo veía como los interesados en el tema llegaban a casa urgidos de más conocimiento, pero sobre todo con una especie de cansancio de un aprendizaje que todavía no daba satisfacción a sus anhelos. Al interrogarlos por sus experiencias, por los temas explorados y por sus logros, cada uno a su manera me contaba una historia que yo, en mi interior, no podía comprender, entonces viajaba en el tiempo y recordaba a un profesor a quien pregunte sobre la realización de un engobe y su respuesta fue…esa es una tierrita de Valparaíso, al preguntar más datos, estos me fueron negados de forma incluso amable y natural, yo tenía 20 años y aquella respuesta no fue satisfactoria, tiempo después, más allá de los libros, Pilar Soria una ceramista española me explico las infinitas variables de ese cuerpo cerámico.



Sitio de quemas experimentales,  taller personal, El Carmen de Viboral.


He recordado siempre de igual modo, una anécdota muy impactante que está inmersa en la tradición cerámica de El Carmen de Viboral, Consuelo Arias es la decoradora viva de mayor tradición  en El Carmen, con ella tuve  mis primeros acercamientos al bajo esmalte y con ella   viví una experiencia muy  diciente de la manera como se desenvuelven los procesos de tradición:
 Un buen día en pleno proceso de trabajo, - yo dictaba por primera vez  en Cerámicas Continental un curso a un grupo de mujeres  para aprender la técnica del bajo esmalte  y sus posibilidades expresivas en la pieza tridimensional – Consuelo me llamo aparte, con mucho sigilo,  con su  hablar pausado y con su ingenuidad natural que la hacía más especial, me preguntó: Profesor - ella siempre me llamo así -,  usted sabe cómo se prepara el color verde? Yo me quedé perplejo y le respondí, sin titubear, Consuelo, es muy fácil, pues con azul y amarillo…ella me miró y de nuevo expresó: pero a mí nadie me había dicho esto, aquí le entregan a uno el color y no le muestran a ninguna los procedimientos y nos dicen que esa preparación es muy difícil…y continuó,  aquí en las fábricas el que prepara el color se encierra y no deja que nadie se acerque  (era, creo,  1991 y esta mujer había comenzado a pintar hacia casi treinta años y todavía nadie le había contado lo sencillo que era mezclar el color), yo ya había tenido experiencias similares desde mi llegada al Carmen a mediados de los 80s, pero aquello me dejo  realmente preocupado.
Estas y muchas otras anécdotas me marcaron para finalmente pensar… tenemos que hacer algo con el conocimiento de la cerámica, hay que traerlo a la realidad, hay que hacerlo más tangible y posible. Supe con el tiempo que algunos ceramistas antioqueños guardaban sus fórmulas más preciadas como tesoros y no las compartían con nadie, incluyendo a sus estudiantes – ahora podríamos pensar, en el desperdicio que hemos tenido a través de la historia del conocimiento y como hubiésemos avanzado si el EGO no nos jugara tretas tan extrañas para justificar el no compartir algo ya aprendido – en todo caso yo no quería repetir aquellas historias y entonces me dije, quizás yo pueda hacer unos talleres del DAR, es decir donde todo lo que se, lo que he aprendido en estos años –   que para el mundo extensísimo de la cerámica es casi nada – lo pueda compartir muy eficazmente y en poco tiempo, entonces surgieron los talleres de CERÁMICA VIVA – yo había leído muchas veces y se volvió en algún momento mi libro de cabecera el texto de Nino Caruso, llamado Cerámica Viva y no dude en bautizar esa nueva experiencia de mi vida con ese sugestivo nombre que en el fondo era el deseo de  rendir un pequeño homenaje a ese gran artista que me  abrió muchas puertas.



Taller de la Universidad de Los Andes.

Los talleres de hoy - Los talleres comenzaron en el año 2008 y ya hemos realizado muchísimos, casi siempre en mi taller de la vereda El Cerro, de El Carmen de Viboral -   se realizan en Art laboratorio un centro de investigación y experimentación en artes que busca elevar el nivel establecido para los procesos de aprendizaje en el área de artes y la idea es consolidarlos  allí de forma permanente, de manera que podamos tener un taller de proceso por lo menos cada tres meses.

En los talleres he tenido el honor de tener personas muy valiosas, artistas relevantes, arquitectos, ceramistas consumados, diseñadores muy destacados, entre ellos: Olga Lucia Salazar, Gilberto Arango y su hijo Miguel, Paula Usuga, Luis Berrio, Alejandro Santamaría, Estela Agudelo, Blanca Arango, Nelson Zuluaga Quintero, Diana Gallón, Vicky Girón, Hugo Ceballos, Mercedes Cardona,  Fernando Orozco y  Carlos Robledo,  entre otros (perdón por las omisiones, pero ya son muchos los que han venido a compartir) y como ayudantes, toderos y más a Maryori Ruiz, Bernardo Betancur, Eugenia Flores y Pilar Gallón. Gentes de Bogotá, de Cali, del eje cafetero, de  Santander,  en fin, esta manera de ver la cerámica poco a poco se extiende y se entiende que es importante DAR mucho, pues dando recibimos y puedo decir  de verdad, que en ocasiones siento que yo estoy aprendiendo mas.

El taller de la Universidad de Los Andes que comparto hoy,  se realizó  el 28 y 29 de marzo pasados, fue un taller de dos días en el cual realizamos experiencias de engobes simples, vitrificados, esmaltes, preparación de colores para bajo y sobre esmalte, algunas experiencias de pastas cerámicas básicas como terracota, loza y gres. Durante estos dos días realizamos cuatro quemas, una de ellas, la quema Virgelina, pequeño homenaje a una  mujer  artesana, especializada en cayanas de la vereda Hojas Anchas del municipio de San Vicente en Antioquia, quien me enseño a quemar en horno de fuego abierto, en esta quema intentamos engobes con fundentes como la colemanita y  el carbonato de Sodio, entre otros.
Estuvimos  treinta personas compartiendo y el tiempo se hizo efímero.





Las profesoras  Paula Acosta  y Olga Lucia García, enamoradas de la cerámica, fueron las gestoras de este encuentro que supuso como siempre mucha entrega, mucha adrenalina, mucha paciencia y capacidad de aguante y finalmente capacidad  de asombro.



 
                                                   
                                                         El Grupo de la Universidad, en diversos momentos de trabajo.






                                              Momento de descanso, mientras el horno de gas  trabaja por nosotros.


                                                          



                                                                                         Algunos resultados del trabajo.



                                                                                 Algunos momentos de demostración.



                                                                   El espacio de ART LABORATORIO... maravilloso.








                                                                                      Aspectos de la Quema Virgelina.









"No todo salio bien,
 pero todo fue necesario para aprender".


Les esperamos en ART LABORATORIO.

Jose Ignacio Velez Puerta.
en la vereda Quebrada Arriba en Guatape.
Reserva Natural PROVIDENCIA.





1 comentario:

  1. Buenos dias,
    Estoy interesada en sus talleres por favor me podrian mandar informacion?
    akasha2683@gmail.com

    ResponderEliminar